18280649_10158442822430198_836692090_n

Lo mejor y lo peor de ser azafata

Por la respuesta que he recibido ante mi anterior post sobre la vida de una azafata de vuelo, es un tema que interesa. Soy consciente de que es una profesión que llama la atención y causa, cuanto menos, curiosidad. Por eso, estoy preparando una serie de post que creo que te van a gustar.

En este caso voy a poner en una balanza, siempre según mi experiencia, lo mejor y lo peor de ser azafata.

Lo mejor

Hay muchísimas cosas buenas. No sabría ponerlas por orden, así que las voy a ir soltando tal y como me vayan saliendo.

Me viene a la cabeza primero el hecho de poder viajar gratis. Completamente gratis. Yo no pago un pavo por coger aviones por casi todos los destinos de Europa. Esto es un lujazo del que muy pocos pueden disfrutar. Estoy segura de que estarás de acuerdo conmigo en esto.

Otro punto a favor es el tiempo libre. Las jornadas laborales son muy intensivas, normalmente de 10 o 12 horas, pero esto hace que en una semana tenga normalmente 3 días completamente libre y un par de mañanas. Antes, cuando trabajaba en una oficina, no podía ni soñar con esto. Es importante, en mi opinión, aprovechar este tiempo para hacer cosas que merezcan la pena, como viajar, estudiar, o lo que sea.

Cuando te toca dormir fuera, las empresas te ubican en hoteles de 4 o 5 estrellas. A mi esto me encanta. Los hoteles me encantan. No para todos los días, obviamente, pero de vez en cuando me gusta mucho. Y los desayunos buffet me vuelven loca, reconozco que soy de las que arrasan con todo lo que pillan.

Finalmente, otra de las cosas maravillosas de este trabajo es que conoces a un montón de gente. He hecho amigos maravillosos que me llevo para toda la vida y que he conocido en un avión.

Lo peor

Normalmente te tienes que ir a vivir fuera de tu ciudad. Este no es siempre el caso, pero en la mayoría de los casos es así. A mi me ha pasado, desde que trabajo en esto, he vivido en varios sitios, y ninguno es Sevilla.

Otro aspecto negativo es que tienes que olvidarte de fines de semana y festivos. Si lo pides con tiempo, puedes cogerte los días libres coincidiendo con alguna fecha en concreto que te interese, pero en la mayoría de los casos, te tocará currar en Navidad, Semana Santa, y todos los puentes que se te vengan a la mente.

El aspecto negativo de pasar tanto tiempo en hoteles o tener que vivir lejos de casa, es que hay muchos momentos de soledad. Skype y yo somos muy buenos amigos, porque la verdad es que echo mucho de menos a mi gente y no los puedo ver tanto como quisiera. A mis padres normalmente los veo una vez al mes, por ejemplo, y esto se me hace muy duro.

Bueno, espero que este post te haya gustado y te haya servido un poco para hacerte una idea de lo que significa ser azafata de vuelo. En próximos post te contaré más cosas, como consejos para viajar en avión, de mano de alguien que trabaja dentro.

Un besito y hasta dentro de muy poquito.

XOXO, ANGIE