13844278_10157084694715198_1007022662_o

Cómo he bajado de peso este año

En los últimos meses he bajado algunos kilos de peso, y no he hecho ningún tipo de dieta. Simplemente he modificado algunos hábitos de manera progresiva, y el peso y el volumen se han visto bajar poco a poco. Lo mejor de todo es que, aunque sea despacito, sigo bajando sin darme cuenta.

Si uno de tus propósitos es perder unos kilitos de más, quizás te interese seguir leyendo para saber cómo lo he hecho yo.

La clave de todo creo que es cambiar la mentalidad que tenemos de que hay que hacer dieta. Eso no funciona, o por lo menos, a mi no. Si pienso en que tengo que hacer dieta y quitarme de todo aquello que me gusta me da la ansiedad y es mucho peor. Al fin y al cabo estamos aquí para ser felices, y no para crearnos frustraciones innecesarias. Quítate la palabra DIETA de la cabeza y cámbiala por SANO.

Por ejemplo, a mi la leche me sienta mal. Si tomo un poco no, pero como me beba un vaso entero de leche puedo tardar en digerirlo bastante tiempo y la barriga se me hincha. Probé con la leche sin lactosa y he visto que me sigue pasando esto, aunque menos. Por eso, me he pasado a la leche de soja. Es una bebida que no me provoca ningún tipo de molestia, la digiero bien, no se me hincha la barriga y tiene un saborcito particular que hace que no tenga que echarle endulzante al café, así que perfecto. También va muy bien la leche de almendras, os la recomiendo.

Otra cosa que he quitado de mi dieta es el alcohol. No de manera radical, no voy a mentir, pero cada vez me apetece menos. En primer lugar tiene un montón de calorías que no necesitas, y en segundo los efectos negativos que provoca, al menos para mi, son mucho más grandes que los positivos. Cuando bebo unos cubatas, me entra hambre incontrolada al cabo de un rato, y al día siguiente estoy hecha polvo y lo último que quiero es cuidarme y hacer deporte. Por eso, en ocasiones especiales bebo una copa de vino o de champán, y si se da el caso de un acto super importante me puedo beber un cubata una vez cada cierto tiempo, pero ya está. He pasado varias semanas seguidas sin probar una gota de alcohol, y puedo asegurar que no lo echo de menos.

Seguimos con las bebidas y vamos ahora a los que contienen gas. Antes, si quería cuidarme, tomaba cola light o similar, pero ya no. Aunque no contengan apenas calorías, siguen hinchándome el estómago y contienen endulzantes que no son nada buenos para el organismo y que crean adicción. Vuelvo al ejemplo de antes, en una ocasión especial puede pasar que beba un refresco light, pero muy de vez en cuando. Al principio se me hizo un poco duro, pero he llegado a un punto en el que ya no siento la necesidad de beber coca cola que tenía antes.

Otro aspecto son los hidratos de carbono. No entiendo a la gente que los elimina de la dieta. Me parecen una parte fundamental para que el organismo funcione. Eso si, hay que saber cuándo tomarlos y de qué tipo. En mi caso, no puedo tomar muchos cereales por problemas de intolerancia, lo que hace que mire bien las etiquetas de los productos antes de comprar nada en el supermercado. Tomo cerelaes en el desayuno (tostadas o tortitas de arroz o de maíz); en la comida y a veces en la merienda, pero no siempre. En la cena nunca, siempre intento evitarlos. Y los cereales que tomo intento que sean siempre integrales porque son más saludables al no haber sido tan procesados. También me he aficionado mucho a la quinoa.

Finalmente, otro hábito que he adquirido es el de tomar complejos vitamínicos por las mañanas. Siento que si estoy más fuerte voy a ser capaz de afrontar el día mucho mejor, e incluso ser más activa a la hora de hacer deporte y de rendir en el trabajo.

Obviamente, hay otras cosas que son vitales, pero que ya sabes seguro: beber mucha agua (de 2 a 3 litros); dormir 8 horas al día; practicar deporte; no echarle salsas a las comidas; evitar la sal y el azúcar; comer muchas frutas y verduras, etc.

Si vas modificando tus hábitos vas a ver como poco a poco tu cuerpo va cambiando, te sientes mejor, y eso se ve reflejado en tu aspecto exterior. Yo de momento he perdido unos 4 kilos, y quiero bajar 3 más (ya que estamos, voy a por todas) y estoy segura de que lo voy a conseguir.

Una última cosa, no te fijes demasiado en lo que marca el peso, sino más bien en cómo te sienta la ropa. Este es un consejito que te doy y que es muy muy muy útil, créeme.

Como siempre, espero que este post te haya sido de ayuda y que pongas en práctica estos consejos.

Un besito y hasta dentro de muy poquito.

XOXO, ANGIE