12483698_10156297704290198_1593255623_n

Cómo sobrevivir a las Rebajas

Ya ha pasado la locura navideña y parece que se calman las cosas… ¡pero no! Ahora viene la segunda parte: las rebajas. Hay colas infinitas en todas las tiendas, peleas por las últimas tallas y devoluciones de aquellos regalos que no han hecho mucha gracia.

Si quieres sobrevivir a las rebajas de enero, aquí te dejo una serie de recomendaciones que te van a venir muy bien:

Siempre que compres algo, aunque pienses que seguro que no lo vas a devolver, guarda el ticket. Nunca se sabe lo que va a pasar. Además, nada de dejar el ticket en la bolsa, de ahí se pierde. Mejor guárdatelo en la cartera y cuando llegues a casa, déjalos todos juntitos en un sitio especial destinado para ello. Yo por ejemplo los pongo en un sobre en el cajón de mi escritorio y de momento no se me ha perdido ninguno.

Otra cosa que viene muy bien es echarle un ojo a la tienda online, por varios motivos:

  • En primer lugar, puedes ver lo que tienen, comparar precios, e ir a tiro hecho cuando vayas al centro comercial. Aunque no siempre tienen lo mismo en la web que en tienda, puedes hacerte una idea de lo que hay y de cuánto cuesta.
  • Por otro lado, en las tiendas webs suelen tener disponibles todas las tallas y una mayor gama de productos, por lo que puede ser más interesante comprar desde allí. Yo no se tú, pero yo suelo tener muchos problemas para encontrar la ropa de la M y los zapatos del 39, ¡aparentemente se los lleva todo el mundo!

Comprar en tienda física tiene su encanto, no te lo niego, a mi me chifla. Si quieres visitar varias tiendas, mejor a un centro comercial y si puede ser, de las afueras. No te vayas al centro porque, aunque vale que es más bonito, va a estar hasta los topes. Ya tendrás tiempo de ir en otro momento. En Sevilla por ejemplo, mejor que al centro o al Nervión Plaza, están mucho más tranquilos los C.C. Los Arcos, Metromar o Los Alcores.

Por último, aunque no todo el mundo se lo puede permitir por motivos laborales, de lunes a jueves, especialmente por la mañana tempranito, hay menos gente. No se te ocurra ir un viernes por la tarde o un sábado porque eso será la guerra.

Espero que estos consejitos te hayan sido útiles y si se te ocurre alguno más cuéntamelo y me lo apunto yo también.

Un besito y hasta dentro de muy poquito.

XOXO, ANGIE