WP_20150829_016

Deshazte de la depresión postvacacional en un plisplás

WP_20150829_016

El verano se termina. Es duro, pero es una realidad y hay que afrontarlo con la mayor dignidad posible. Sabías que no iba a durar para siempre, y es lo que hay.

La depresión postvacacional, o “que-bajona-iyo-que-se-acabó-el-verano”, se caracteriza por presentar sensación de apatía, irritabilidad, insomnio… Vamos, que no tienes ganas de nada y no estás para nadie. Esto no puede ser, así que aquí te doy unos consejos para que los pongas en práctica y vuelvas a ser la de siempre, a tope de power (y así me ayudo a mi misma también, jeje).

WP_20150829_019

No vuelvas de viaje y del tirón te vayas a trabajar o a clase. Pasar directamente de la playa a la oficina puede ser la muerte a pellizcos, así que date por lo menos un par de días para ir haciéndote el cuerpo. Mientras tanto, haz una cura de sueño, deshaz las maletas, pon tu casa en orden y haz un planning de lo que vas a hacer en el trabajo o en clase.

Recupera los hábitos saludables que habías dejado de lado. Seguro que este verano te lo has pasado pipa, pero las ojeras perennes que tienes y esos 2 kilitos de más están ahí, y lo sabes. Ahora es el momento de volver a dormir 8 horitas diarias, de comer sano, practicar deporte, ir a la peluquería a que te arreglen el pelo chamuscado, etc.

Saca tiempo para ti todos los días. Tus obligaciones no ocupan todo tu tiempo, y debes aprender a diferenciar entre las horas de trabajar y las horas de disfrutar. Aprovecha para sacar ratos para practicar deporte, buscar nuevas aficiones, ver películas, hacerte la manicura, o lo que sea que te gusta hacer por diversión y que cuando lo haces el tiempo vuela.

Fijate nuevos objetivos laborales o de estudio. Seguro que hay cosas que siempre has querido conseguir pero nunca has visto el momento, pueWP_20150829_013s ahora lo es. Apúntate a clases de inglés, haz un plan de negocio para relanzar tu empresa, ponte en serio para aprobar esa asignatura que se te atraganta… Alcanza ese objetivo que sueñas.

Empieza a planear las próximas vacaciones. No tienes por qué esperar hasta el próximo verano ya que el año está lleno de fines de semana, puentes, y las navidades están a la vuelta de la esquina. Ve pensando dónde te gustaría ir y empieza a cuadrar fechas, vuelos, etc. La cuenta atrás para tu próximo viaje ha empezado.

Ojalá estos pequeños consejos te sirvan y afrontes el otoño con la cabeza bien arriba y el animo por las nubes.

Un besito y hasta dentro de muy poquito.

XOXO, ANGIE